martes, 26 de febrero de 2013

"LOS NÁUFRAGOS DE VENUS" ¡¡¡AYUDA A QUE ESTA NOVELA SEA UNA REALIDAD!!

LOS EXILIADOS EN VENUS ESTAN A PUNTO DE DESPEGAR Y SOMOS LOS QUE APRIETAN EL BOTÓN DE EYECCIÓN
 
¿Qué fue de los infortunados pasajeros del mítico barco desaparecido "Mary Celeste"? ¿Son ciertos los rumores que corren por el espionaje internacional de que estan perdidos en otro mundo? ¿En ese Venus tan lejano y tan poblado de monstruos peligrosísimos? ¿Y qué tiene que ver en todo esto ese "gusano desconocido para la ciencia" que se menciona en el canon holmesiano?

Portada del libro que todos nosotros, amantes de la literatura de anticipación, estamos esperando.
Como ya os comenté en mi reseña de "Necronomicón Z", la próxima novela de Alberto Lopez Aroca -autor de "fantastique", mitógrafo creativo y "sherlockiano" mayor del reino- esta recaudando los fondos necesarios para publicar su siguiente saga de ciencia ficción victoriana: "Los Náufragos de Venus". Todos los que llevamos años disfrutando de la narrativa "pulp" y divertidamente postmoderna de este escritor no podemos más que unirnos a la fiesta y enviar una tentativa de mecenazgo (porque no te lo cobrarán hasta que el proyecto recaude los 4.000 euros necesarios) para que la obra llegue a buen puerto. Hay, como siempre -y como ya ocurrió con el anterior "crowfunding" de Aroca, su entretenidísima obra "Charlie Marlow y la Rata Gigante de Sumatra"- diferentes opciones de apoyo, desde los 15 hasta los 500 euros y cada uno tiene especialísimos regalos y golosinas que os detallarán en el enlace de más abajo, entre ellas las maravillas pictóricas del excelentísimo dibujante Sergio Bleda. De las que tenéis cumplida representación ilustrando este texto.
 
 
Os pongo la sinopsis oficial para que vayáis salivando:
 
Un hombre misterioso que se hace llamar Abel Fosdyk paga una suma de dinero al propietario del bergantín Mary Celeste para viajar de incógnito hasta Italia junto con ciertos aparatos científicos. El capitán del barco, Benjamin Spooner Briggs, acepta las condiciones a regañadientes, y muy pronto habrá de lamentar su decisión cuando, de repente, su esposa Sarah, su hija de dos años Sophia Matilda, y toda la tripulación del Mary Celeste se ven transportados a un paraje siniestro, desconocido, brumoso y... ¿en tierra firme? Eso parece, pero ¿se encuentran realmente en la Tierra?
  Descubre el verdadero destino de este grupo de marinos del siglo XIX, enfrentados a las más horripilantes amenazas que acechan en el planeta Venus... incluida la criatura que el doctor John Watson, cronista de Sherlock holmes de Baker Street, vino en llamar "el extraordinario gusano desconocido para la ciencia"...

 
Quedan 4 días y a día de hoy van 3.150 euros recaudados, así que os hago un llamamiento a vosotros: vampiros apolillados, alienígenas carismáticos, fans de la carísima novela barata, "pulperos" y aventureros de las letras, gente de mal vivir y, en fin, todos los que visitáis este inútil -aunque hoy espero que sea útil- caserón de sombras. ¡Yo quiero esta novela! ¡Tú quieres esta novela y todos queremos esta novela! El detective desde su retiro en Sussex apoyaría la iniciativa y tú no vas a ser menos. Así que, en el siguiente enlace...


Y que la imaginación loca siga reinando en este pais, en este mundo y en este universo de horrible cordura.

lunes, 18 de febrero de 2013

“MAMÁ” El Fantasma Más Tonto de la Historia (SPOILERS)


"Jarrll, no puidor, cobarde
Esto no va a ser una reseña de “Mamá”, la película de terror de moda dirigida por Andreshice un corto de dos minutos y he pegado un braguetazo- Muschietti y producida por Guillermollevo cinco años sin estrenar película- Del Toro. No tengo ganas de hablar de fotografía, interpretaciones, guión, decorados, etc… todo eso está más o menos bien, tirando a muy bien. No tengo ganas además de que se me vuelva a tachar de “enfermo de lo vintage” dado que opino que “Mamá”, al igual que el 99% de películas de horror sobrenatural actuales, no tiene ni un ápice de la atmósfera y encanto que tenían estos films hace treinta o incluso veinte años. Hoy todo es bicho creado por programas informáticos y una continua presencia del fantasma en cuestión pegando sustos cada dos minutos de metraje, echando por tierra cualquier tipo de sugerencia y ambiente sobrenatural. Voy a hablar más bien de ciertos detalles de la trama y por eso habrá “spoilers” a reacción.

Esta película también llega tarde a aquella insoportable moda de fantasmas orientales de escuálido y peludo aspecto –hasta incluye una escena plagio de “La Maldición  2”, con una especie de peluca atacando-, que inundaron las pantallas de cine hace unos diez añitos ya casi; y que caló hondo en una generación de impúberes espectadores maravillados por esos espectros melenudos, sin saber que varios siglos antes un autor llamado M.R. James ya había escrito más de una docena de cuentos de fantasmas pilosos. Ironías de la vida, ahora tenemos el exitazo internacional de “Mama”, entre esos jóvenes que tampoco han oído hablar de “La Maldición” –o de “The Ring” o de “Dark Water”- en su vida, creyéndose de nuevo que están ante lo más de lo más. Y hablando de plagios, aparece la frase “Un fantasma es un evento condenado a repetirse”, directamente “copypasteada” de “El Espinazo del Diablo”, del propio Del Toro. Una
de dos, o Muschietti le ha hecho un homenaje al que pone la pasta, o bien Del Toro ha metido mano en el guion y ese día estaba perezoso. Pero en fin, en el país de los tuertos… lo cierto es que esta “Mamá” es entretenida y al menos su argumento es sobrio, alejado de los horrorosos sentimentalismos que auguraba su sinopsis. Pero como decía, aparte del fantasma hecho con photochop (cuyos efectos digitales “cantan” el ciclo de Wagner completo en algunas escenas), no deja de ser decepcionante que los films sobrenaturales de hoy en día parezcan películas de acción, con esos espectros que se mueven más que los precios y sus apariciones, ataques y persecuciones escena sí, escena también. Por lo demás es una buena opción para pasar una tarde tonta. Bah, al final si que he hecho una reseña. ¡A la mierda!

Bueno, a lo que vamos. “Mamá” cuenta la historia de dos niñas que crecen asilvestradas y salvajes aisladas en una cabaña porque fueron allí abandonadas por un padre de escasa entidad moral, al cual se carga algo raro que sale de las sombras de esa cabaña. Cinco años después el hermano de dicho padre, tras financiar varias batidas por la comarca, consigue encontrarlas y las devuelve, no sin ciertas dificultades, a la civilización. Una cosa muy curiosa es que las niñas pegan volteretas, hacen gestos animalescos, se cuelgan del techo y se mueven con una rapidez inusitada, con lo que entendemos que el crecer abandonado en una cabaña puede hacerte adquirir poderes arácnidos. Lo que los nuevos padres adoptivos de las dos “pequeñas salvajes” no sospechan, es que esos cinco años las niñas han sido criadas por el fantasma de una madre zumbada que se suicidó, bebe en brazos, tirándose por un acantilado cercano. Tras una media hora de ruiditos y sugerentes escenas de inquietud, el director echa la sutileza por el retrete y el espíritu cabreado requiere la devolución de sus dos ahijadas a base de sustos, pataleos, asesinatos y varios momentos de “hago chas y aparezco a tu lado”, todo lo cual acabará minando la paciencia de los padres adoptivos e incluso la de una de las niñas, que está hasta las narices ya de las visitas de esta podredumbre maternal. Así pues, al final los padres lucharan a ostias con el bicho –previo intento de acabar la maldición devolviéndole a la muerta los huesos del bebé con el que se tiró por el barranquillo, pero nada, el fantasmita quiere a las dos niñas que son más rubias y tienen más carne-, y viendo que la cosa no tiene arreglo, al final el fantasma se lleva a una de las niñas (la más pequeña y autista, encantada de irse al otro mundo con ese infecto espíritu) y los nuevos padres conservan a la más lista y, por tanto, reacia a revivir los viejos tiempos en la cabaña en ruinas. Por tanto, el fantasma y la niña caen por el barranco de las narices y se convierten en mariposas que se van hacia el más allá o algo así. Suponemos que a un lugar mejor en el que descansar juntas.

"Fotos no, por favor"
Pero eso sí, para mí esta película tiene un problema grave que se resume en las siguientes dos palabras: Cinco Años.

¿En cinco años nadie pasó por la cabaña de marras? ¿Las niñas habían sido abandonadas en Tanzania? (Hubiera sido espectacular que el que las encuentra les hubiera dicho “Victoria y Lilly, supongo…”). Y aun más importante… Durante todo el proceso de “civilización” que sufren las dos salvajes infantes –que imaginamos largo, pues incluye entrevistas grabadas, terapia de choque, graduación de la vista y mucho jabón- el fantasma solo las persigue para hacerles carantoñas de vez en cuando. Eso sí, cuando se las llevan a la casa a vivir plácidamente con sus dos papis, es cuando se cabrea y quiere protegerlas. Antes parece que lo de tenerlas encerradas en habitaciones acristaladas, poniéndolas inyecciones y agobiándolas con preguntas no era demasiado molesto a los ojos de “Mamá”. Ya podía haberlas salvado entonces, dado que a pesar de su aspecto vaporoso tiene fuerza suficiente como para cargarse a unos cuantos durante la película. Pero todavía mucho peor que todo esto… Al fantasma le entra la prisa por llevarse a las niñas al otro mundo, vía el expeditivo método de tirarlas por el barranco ¿¿¿CINCO AÑOS DESPUÉS DE CONOCERLAS??? ¿No ha tenido tiempo antes en esos cinco años de crianza de despacharlas y unirse a ellas en la eternidad fantasmal o como se diga? ¿Entonces que necesidad había de mantenerlas vivas y convertidas en clones enanos de Spiderman?

"Voy a por ti, jodido Wolfville"
Todo eso, unido al hecho de que cuando estaba viva, “Mamá” se tiró con su bebe por el barranco de forma tan inútil que ella cayó al agua de debajo y su niño quedó aplastado en un árbol que sobresalía por el desfiladero. Y tras todos estos años de instinto maternal espectralmente desviado, el recuperar los restos de su verdadero hijo le trae al pairo, porque ella quiere a las dos niñatas rubias para mariposearlas o no sé qué movida “espirituo-festiva”, cosa que, como ya dije, podría haber hecho eones antes, sin necesidad de criarlas cinco años, acompañarlas amablemente mientras los psicólogos las manoseaban y empezar a liarla parda cuando se mudan a una casa en condiciones. 

Por todo ello, como decimos, creo que no hay duda de que estamos ante el fantasma más imbécil de la historia del cine.

En otro orden de cosas, Jessica Chastain de morena gana muchos enteros.

miércoles, 13 de febrero de 2013

MISCELÁNEA MÓRBIDA: “Conan Gobernador” / “Bates Motel” / Más "Moore-Rarezas" / Pasaportes “Vintage”

-Parece que el retorno de Schwarzenegger a la Era Hyboria cada vez es más una realidad. Los productores dicen que el guion de “Legend Of Conan” va viento en popa, que buscarán un director motivado cuando lo tengan listo y que les encantaría que WETA (Los de efectos especiales de "El Señor de los Anillos") estuvieran en la película. Y ya para mear y no echar gota, las nuevas declaraciones de Arnold in person: “Bueno, la edad no significa nada para mí, porque yo trabajo todos los días. Hago ejercicio dos veces al día. Por la noche trabajo con pesas y por la mañana hago entrenamiento cardiovascular. Así que para mí, llegar al set y portar la espada y montar a caballo de nuevo no significa nada; no me asusta, porque me siento como hace treinta años. Mantenerse en forma es fundamental para mantener un cuerpo joven. Es cierto que cuando haces escenas de lucha te duele todo el cuerpo y no recuperas tan rápido... Pero hay que vivir con ello. ¿Sabes? ¡De eso trata todo esto, ¿No?”. Pues... ¡NO! Esto se trata de hacer buenas películas y no sé yo, no sé yo...

Un fanposter. Tan cutre como acabará siendo el producto en sí, seguramente.
-Tenemos reciente el estreno de la muy disfrutable “Hitchcock” (por favor, se ruega ver en V.O., el doblaje es infame) que cuenta con pelos y señales el rodaje de “Psicosis”, y mira por donde se estrena el mes que viene la serie “Bates Motel”, que cuenta la infancia de cierto chavalillo de nombre Norman, cuya madre le quiere mucho. Este teaser deja las cosas claras:


Y este otro cuenta un par de cosillas más:


Vera Farmiga es una sexy señora Bates y Freddie Highmore no pinta nada mal como Norman. Probaremos.

-En uno de estos arrebatos “viejunos” y fetichistas tan habituales por aquí, os dejo con unos cuantos pasaportes originales de algunos míticos escritores y demás artistas. Podéis ver más AQUÍ:

Scott Fitzgerald. Buscando siempre juergas allende los mares.
Truman Capote y su formal foto-carnet. Quien lo diría.
¿Quién teme al pasaporte de Virginia Woolf?
Hemingway si que le daba uso a lo de los viajecitos.
E hilando hilando con el anterior tema, he aquí el del viejo Hitch.
-En "EMBRYO: A.MOORE EN ESPAÑOL", el blog -y fanzine digital- que editamos en colaboración sobre el universo del escritor Alan Moore, podéis consultar una entrada de auténtico lujo. Maese ABL en su incansable labor académica y traductora de las primerizas rarezas del señor Moore, publica hoy en ESTE ENLACE, un monográfico sobre la divertida tira de finales de los 70 "SAN PANCRAS PANDA". Incluye una descarga con el tebeo completo traducido y artículos de estudio sobre el mismo. A no perdérselo:
 -Y dado que hoy es el cumpleaños del señor Peter Gabriel, recordemos sus vanguardistas, progresivos y mozos años en Genesis:

miércoles, 6 de febrero de 2013

“NECRONOMICON Z” De Alberto López Aroca




Uno asiste a la lectura de este pastiche que mezcla a los dichosos zombies con el mundo de Lovecraft con los ojos como platos por varias razones. La primera sería que, una vez más, la prosa de Aroca se salta a la torera los cánones del género Z y prefiere concentrarse en lo que le interesa: contar una buena historia de género –horror, en este caso- y homenajear de forma obsesiva y prolija a alguna de sus pasiones como lector y autor –el genio de Providence en la que nos ocupa-, sin hacer concesiones al sub-género al que en teoría debería abrazar con más fervor: el de la estúpida mezcla de moda entre zombies y clásicos literarios, que comenzó con la chorrada de “Orgullo y Prejuicio con Zombies” y de la cual creo que “La Isla del Tesoro Z” es la más reciente adhesión. La editorial Dolmen, siempre dispuesta a apoyar la ciencia ficción, el comic y otras nobles artes, lleva tiempo dedicándole un absurdo seguimiento a la moda de los cadáveres putrefactos (publicando novelas, refritos, secuelas de esas novelas y refritos, mezclas imposibles, pastiches aburridos), sin miedo a saturar un mercado en el que parece que esta aburrida corriente sigue con tanta salud como al principio. Por suerte, entre toda esta maraña de gasto de papel innecesario (me entran los vértigos cuando miro el final de cada nueva novedad de Dolmen y veo la lista de absurdeces que llevan ya publicadas en su sello Z), se cuelan algunos –escasos- escritores de verdadero mérito que prefieren usar al muerto viviente como excusa para desgranar una vez más sus obsesiones.
¿Y la Heidi Zombie para cuando?
Y creo que las obsesiones del señor Aroca nunca habían sido tan mórbidas como en este “Necronomicon Z”. Siendo como soy un ignorante de los tejemanejes editoriales de Dolmen, me entran ganas de fabular sobre el posible editor tipo diciendo “Bueno, Lovecraft –que tiene muchos fans-, y los Zombies –que tienen otros tantos millones de fans-. Seguro que si mezclamos a los dos ganamos dinero a porrillo”, sin realmente leerse completo este alucinado, pegajoso, terrorífico, surrealista y bizarrísimo tomaco que, en mi opinión, flaco favor le hace al aficionado “zombie” medio. Así pues me pregunto qué clase de editor pudo repasar esta novela de Aroca y pensar que era viable comercialmente tanto para esos aficionados “Zetas”, como para los fans más conservadores de Lovecraft, dado que A) He leído las obras completas de H.P.L la friolera de dos veces y aun así me costaba reconocer a muchos de los personajes y elementos de su universo manejados por Aroca. Y B) Resulta que la prosa esta llena de sexo guarro, perversiones “gore”, desmembramientos, pústulas y demás charcutería fresca del horror más puro; elementos que sin duda escandalizarían al propio Lovecraft y no entronca con la tradición más convencional de pastiches dedicados a su obra. Y por supuesto, y como ya adelantábamos, dos o tres escenas de ataques de muertos vivientes no satisfarán las ansias de los más alelados seguidores del género Z, y menos cuando uno de los “zombies” que aparecen es la momia de cierto rey aquilonio, aun con ganas de dar espadazos a mansalva.

De hecho es esa tierra de nadie lo que más me chocó durante la lectura de este, por lo demás divertidísimo “Necronomicon Z”: es una lectura hipnótica y a la vez repulsiva, con un lenguaje elevado –y un manejo de las referencias “lovecraftianas” al que los términos prolijidad y erudición se le queda corto- mezclado con humor negro y diálogos escatológicos. Con un gran respeto a la obra de H.P.L, por ejemplo en la majestuosa recreación de las tierras del sueño –y el retrato de Randolph Carter, que, al igual que el cuento de Aroca dedicado a él incluido en “Los Espectros Conjurados”, es un personaje que gana en humanidad e interés con respecto al original- pero a la vez sin faltar cierta ironía irreverente, por ejemplo en el retrato del artista Pickman, que desmitifica al mito y lo refresca. Porque no nos engañemos, Aroca es un fan de la literatura de género y todas sus referencias llenas de cariño no esconden el hecho de que, al fin y al cabo, estamos hablando de metaficción. Si bien otras obras como “Sherlock Holmes y los Zombies de Camford” tienen elementos experimentales pero se dejan llevar por el homenaje “pastichero” y la peripecia más clásica, en este “Necronomicon Z” la narrativa no es fluida, el tono es mucho más oscuro y no hay concesiones al lector medio. Y eso, evidentemente, me encanta. Una miríada de personajes que van y vienen, costando mucho a veces seguirles la pista, una documentación exhaustiva sobre el periodo de la historia de los EE.UU que cubre la historia -con ciertos personajes (espías, agentes del F.B.I. artistas bohemios) realmente memorables-, un profundo estudio de caracteres que no son simples monigotes para ser devorados, distintos puntos de vista, “flash-backs” narrativos… 
Herbert West, Reanimador. Una prueba de que Lovecraft y los zombies no son tan antagónicos.
¡Ah! Y dos entidades antagónicas -la brujísima Goody Fowler y la misteriosa Dama Wheatly-  sin duda (re)nacidas para el recuerdo. Una perraca de las tinieblas sin pelos en la lengua cuyas peripecias son adictivas, y una grotesca encarnación mitad erótica-mitad repulsiva que roba escenas cada vez que aparece. Hechiceras bisexuales y ninfómanas, semi-deformes, inmortales y una peculiaridad que no desvelaré del todo... pero que tiene mucho que ver con aquella mítica obsesión por la Vagina Dentata. Al final -como en todo libro del autor- hay un regalito extra, en este caso en forma de dos joyitas en forma de relato corto y supuestamente escritas por Norm Eldritch (escritor "pulp" que también pulula por la novela). Ambas divertidas, inquietantes y complementarias.  ¿Alguien da más?

No, no es solo una novela de zombies, ni solo un pastiche de personajes literarios. A Chtluhu gracias es MUCHO MÁS. Como único "pero" al señor Aroca, tengo que rogarle que baje un poco el ritmo. Tengo pendientes de reseñar "Estudio En Esmeralda", "Charlie Marlow y la Rata Gigante de Sumatra" y en breve aparecerá "Los Bucaneros de Venus". Mi ritmo de actualizaciones blogueras no da para tanto. ¡Al final se va usted a parecer a estos escritores de bolsilibro que tanto idolatra!