domingo, 28 de octubre de 2012

“EMET O LA REBELIÓN” De Sebastià Jovani

 
"Todo parece irreal en la novela porque la realidad en sí es cada vez es más irreal. Uno tiene a veces la sensación de estar viviendo en una mala novela, con un argumento de lo más previsible"
Una verdad como un templo, para que nos vamos a engañar. Estas palabras las usa el señor Jovani para presentar su obra, la primera novela que publica en castellano tras un periplo de escritura en catalán, y la verdad es que el librito tiene miga. ¿Y si un par de estudiantes de filosofía perpetuamente drogados dieran vida a un Golem en la Barcelona de 2017? ¿Y si eso chocara con los intereses mafiosos y tejemanejes políticos de un despreciable grupo de empresarios, funcionarios y siniestros personajillos en el poder? ¿Y sí, para acabar de arreglarlo, una investigadora psíquica –que desperdicia su talento en una “revistucha” paranormal- se embarcara en la búsqueda del desaparecido escritor de un misterioso libro que podría tener la clave sobre la vida/muerte del Golem? Lo que parece que va a ser un thriller fantástico con toques “noir” acaba siendo precisamente eso… y todo lo contrario.
          Porque admito que encuentro cierto parecido entre la obra de Javier Calvo y este libro en concreto del señor Jovani. Calvo aporta una cita elogiosa –y merecida- en la contraportada del libro, por lo que igual me estoy dejando llevar por San Perogrullo, pero el caso es que ese rollo mágico-decadente ambientado en una Barcelona cuyas calles son tan importantes como aquellos que caminan por ella, y plagada de personajes oscuros que pueden tender al horror o al disparate en cuestión de segundos me ha recordado a algunas de las novelas del señor Calvo. Por supuesto no hay plagio, ni sé si Jovani es amigo, colaborador o está patrocinado por aquel, pero no puedo evitar mencionarlo ya que me ha resultado tan evidente. Eso sí, como digo, Jovani tiene su propia personalidad y forma de hacer las cosas, mientras que yo solo soy un reseñador anónimo que no cobra por soltar sus paridas, así que…
 
En fin, el estilo de Jovani es como decimos, experimental y clásico a la vez. Tiene una genial inventiva y una forma muy graciosa de mezclar tramas y sub-tramas cada vez más bizarras, sin olvidar que hay que tener un control sobrenatural de lo que se escribe para poder manejar a tantos personajes como los que aparecen aquí. Un “conseguidor” extranjero que se transmuta en activista revolucionario, un comisario de policía bastardo y al que todo le sale mal, un empresario “top” obsesionado con transformar la ciudad en un icono de la modernidad –si puede ser a base de marcas suecas mejor- y los dos filósofos fumados que pondrán en marcha toda la trama con sus investigaciones metafísico-lisérgicas. Sin duda el rollo “lovecraftiano-borgiano-ocultista-bizarro” de los primeros capítulos –con esas citas a textos sacados de libros falsos, algo que me encanta y algunos pasajes indescifrables- serán ampliamente disfrutables por sádicos del lenguaje como yo. Pero sigue habiendo diversión a raudales con las bufas peripecias de los políticos y comerciales varios a la búsqueda del mayor beneficio para una ciudad que late convulsa. Si “El Golem” de Meyrink era una personificación de Praga, Jovani no se queda corto en su utilización metafórica del entorno.
 
Los capítulos son cortos y veloces, así como la historia y los omnipresentes (y muy bien recibidos) buenísimos golpes de humor; todo ello lleva a pasar un rato realmente muy disfrutable con la novela, que se lee en dos patadas. Quizás se me hizo un tanto embarrullada la parte final, en la que las distintas sub-tramas que tan bien colocadas me parecieron en el resto de la novela, se me empezaron a cruzar y resolver de forma un poco atropellada y confusa, sin menoscabar, pese a todo, el buen sabor de boca que deja una lectura tan divertida. Pero ojo, que en realidad el mensaje de la obra es demoledor y del que no voy a adelantar mucho para no destripar el asunto. Pero todo ello se encuentra englobado en una reflexión sobre como a veces se sacrifican las identidades personales en mor de un falso progreso basado en el acaparar más dinero, y como a veces las reacciones pueden venir tanto desde dentro como desde fuera. Como esta soplapollez de reflexión no os va a ayudar mucho a convenceros de que os compréis el libro, mejor os gastáis los cuartos, os hacéis un favor y disfrutáis de una novela, quizás no redonda, pero si necesaria, disfrutable y deliciosamente enferma.

lunes, 22 de octubre de 2012

“MUNDOS INEXPLORADOS VOL. II” De Steve Ditko

Aunque como ya sabréis muchos de vosotros -¡oh, innumerables hordas que seguís mi blog!- soy un auténtico fanático hasta decir basta de los comics americanos “pre-code”, este segundo volumen de las aventuras gráficas del gran Steve Ditko (co-creador de Spiderman) cubre su trabajo en historietas de género “post-code”, es decir, cuando la censura estaba en su apogeo. ¡Y aun así es interesantísimo! Para los no iniciados, recordar que los tebeos “pre-code” –allá por los años 40 y 50-, eran magazines con historias de todo pelaje y género que no estaban sujetos a ningún tipo de censura (los tebeos de terror de E.C. son el mejor ejemplo), así que eran tiempos de mutilaciones, violaciones, ratas devorando miembros humanos y bellísimos cadáveres putrefactos en primer plano.
Pero hete aquí que varios movimientos sociales de amargados –y amargantes- decidieron que no había demasiada diferencia entre un asesino de niños y un artista de tebeo, así que –con luminarias como el incendiario Dr. Frederic Wertham a la cabeza-, las protestas, procesos judiciales y ninguneos absurdos fueron tan estridentes que se creó el código regulador de las viñetas en 1954. Un acta aun más dañina que el Código Hays que estuvo jodiendo el cine desde los años 30, porque en el caso de los comics, lo que consiguió este código fue una infantilización de las historias y el progresivo cierre de cabeceras tan geniales como “Tales From The Crypt” y derivados; buscándose ante todo que la salud mental de los higiénicos niños americanos no se viera desviada de las cosas que realmente debían importarles: honor, patria, el colegio, el beisbol, mamá, papá y el perrito.
 
Ditko tenía la enorme papeleta en la época que refleja este libro de hacer historias emocionantes sin que hubiera violencia, desnudos, palabrotas ni monstruos excesivamente horribles; lo que le lleva a buscar una intriga más atmosférica y sugerente que, a veces, da unos excelentes resultados en estas historias. Pero eso no era todo. Para acabar de arreglarlo, entre el 54 y el 55, Ditko sufrió un grave acceso de tuberculosis del que casi no sale vivo. Y a pesar de eso continuó dándole al lápiz con tanta energía que fue capaz con los años de cascarse dos comics completos a la semana, por lo que algunas de las editoriales más importantes de entonces (Marvel y Charlton principalmente), se lo rifaban. A pesar de los cortapisas que ya hemos mencionado, es una maravilla comtemplar al autor dándolo todo en el terreno gráfico, consiguiendo ser uno de los pocos dibujantes de esta etapa cuasi-prehistórica que conseguía imprimir carácter y personalidad, por ejemplo, a unos personajes diferenciados y perfectamente reconocibles en sus gestos.
Así las cosas, este recopilatorio altamente entretenido tiene el problema de ser excesivamente contenido en sus historias. Por supuesto que, como decimos, es un auténtico goce ver la evolución de Ditko desde sus primeros y más toscos comienzos hasta el dominio de perspectiva viñetera que tienen las últimas historias del volumen, pero sí es verdad que se echa en falta algo más de chicha y mala baba. El terror –género casi proscrito en esta época-, deja paso a la ciencia-ficción más estilo “space-opera” y a los cuentos morales. Hay un exceso de buenrollismo que se carga el final de algunas historias que deberían haber sido más amargas, pero que por –a veces- enrevesados retruécanos de la trama, se consigue que acaben en paz y armonía. Es el caso de algunas de las historias de marcianos y ataques planetarios. Tan optimistas y amables que recuerdan a aquellos momentos de “Star Trek” en los que parecía que íbamos a contemplar una buena batalla especial, pero que al final la cosa quedaba en un apretón de manos y una copita con los supuestos enemigos, que se revelaban en última instancia como seres más enrollados de lo que parecía en un principio.
 
Especialmente graciosas son las historias en la que el enemigo son… ¡¡Los rojos!! Aquella amenaza comunista que por entonces azotaba la ficción yanqui y que Ditko usó especialmente. No olvidemos su posterior y fachísimo héroe “Mr. A” que llegó a influenciar al mismísimo Rorschach de Watchmen, un personaje no precisamente muy progresista. Y también llama la atención el uso como presentador (o “host”) de alguna de las historias de un personaje de sombrero y gabardina llamado “The Misterious Traveller”, que es una especie de versión apócrifa del “Phantom Stranger” de DC comics y que nació en la radio antes de llegar a estos tebeos realizados por Ditko. Resulta un poco extraño ver a este misterioso personaje presentando historias que luego no son ni de terror ni siquiera de ambiente sobrenatural sino más bien de espionaje y acción; con su inevitable cuota de rojos apalizados, claro. Pero aparte del tono “naif” y arqueológico, hay cuatro o cinco joyas para enmarcar. Una de ellas es “The Supermen”, que cuenta los fascinantes efectos de la radiación atómica en un grupo de científicos, que primero aumentan su inteligencia pero que después parecen ir desvaneciéndose. Un estupendo final sorpresa corona esta y otras historia, caso de “The Man Who Could See Tomorrow”, con un vidente a su pesar, cuyas peripecias no hubieran desentonado como episodio de la mítica “Dimensión Desconocida”. Son solo dos ejemplos del amplio número de civilizaciones perdidas, paradojas temporales, viajes por el espacio y humor que encontraréis en este librito. Imprescindible para estudiosos del tebeo “vintage” y aficionados a ese genio del dibujo que fue el señor Ditko.

domingo, 14 de octubre de 2012

EL “PULP” RENACE EN ESPAÑA: HOLMES VS. LA RATA y DLOREAN EDICIONES

 
ALBERTO LÓPEZ AROCA Resucita a la sherlockiana Rata de Sumatra en su próxima novela y unos irreductibles fans de la aventura clásica se lanzan a una trepidante locura editorial. A pesar de que tengo muchas cosas pendientes que hacer con este blog –por ejemplo, publicar alguna maldita entrada- estos dos goteos de publicidad deben ser dispersados lo antes posible. ¡Tengan los arrestos para apoyar tan sangrientas y gozosas iniciativas!
Saludos, amantes de la yedra ensangrentada que trepa por las paredes y de los tambores que escucháis resonar a lo lejos, sentados frente a la chimeneas de vuestras mansiones selváticas. España, año de (des)gracia 2012. En plena crisis de todos los ámbitos literarios –y de los otros-, se alza la resonante voz de la cultura sherlockiana, el “pulp” más glorioso y desprejuiciado, y el pastiche lleno de pasión, encanto y peligro. ¿No os han llegado ecos de la inciciativa de “crowfunding” para apoyar la publicación de la nueva novela de Alberto López Aroca, “Charlie Marlow y la Rata Gigante de Sumatra”? Tras años y años de alegrías en forma de papel –AQUI  ya comenté sus “…Zombies de Cramford” y hablaré de su “Estudio en Esmeralda” en breve- y de mantener viva la llama del homenaje “holmesiano” hispano, Aroca nos invita a participar económica y espiritualmente en el nacimiento de la última y más peligrosa peripecia de Sherlock Holmes. Lo mínimo que podemos hacer es AYUDAR al detective y al escriba de sus aventuras. Aquí el blog que detalla el proceso, como apoyar económicamente el proyecto y avances en forma de sinopsis y capítulos:

A.L.A Y LA RATA GIGANTE
Gastar más palabras de la cuenta en explicar de qué va todo esto sería restar un tiempo valioso que pueden usar en admirar la página del “crowfunding” de la novela y descubrir las miles de razones por las que deberíamos apoyar la iniciativa. Entre ellas la posibilidad de recibir múltiples y golosos regalos, como por ejemplo un relato inédito, una litografía dibujada por el gran Sergio Bleda o... ¡La posibilidad de que tú mismo hagas un cameo en el libro como personaje! En cuanto a la historia, muchos se han preguntado a qué hacía referencia esa cita de Holmes que encontramos en el canon, en la que habla de un misterioso barco de nombre “Matilda Briggs” y de una inquietante “rata gigante de Sumatra” relacionada con él. Como avance decir que la historia mezcla al protagonista de “El Corazón de las Tinieblas” de Conrad con un espigado y listillo alpinista de nombre Sigerson –Mmm, ¿De qué me suena ese nombre? ¡En efecto! Fue uno de los alias de Sherlock Holmes cuando tuvo su momento “tocata y fuga” de tres años, viajando por el mundo- y que la leyenda, o maldición, de la tan cacareada rata gigante de Sumatra va a desvelarse al fin en un marco incomprable: ¡La Isla de la Calavera! (Busquen en la wikipedia, busquen). No olviden aportar su granito de arena y permitan que la expedición del “Matilda Briggs” llegue a buen puerto esta vez.
And now for something completely different...
-Una nueva y misteriosa casa de publicaciones acaba de llegar al mercado. DLOREAN EDICIONES nace con el propósito de resucitar el espíritu del “pulp” más añejo con una serie de lanzamientos de autores patrios llamados a reivindicar las aventuras exóticas, los héroes más grandes que la vida y las amenazas más clásicas. Imposible no caérsele a uno la baba leyendo su blog, sus planes de dominación mundial y los argumentos de sus primeros lanzamientos. No perdáis ripio:


BLOG DE DLOREAN EDICIONES
Como ellos mismos describen tan perfectamente... "Un día nos dimos cuenta de que existen todavia cientos de historias por contar; hordas de villanos con maléficos planes de dominación mundial; seres de otros mundos dispuestos a invadir nuestro planeta; misteriosas organizaciones que buscan esclavizarnos... y por supuesto cientos de heroes dispuestos a enfrentarse a ellos para impedírselo; Hombres misteriosos que patrullan por las calles de Norteamérica amparados bajo la luz de la luna; intrépidos exploradores que viajan hasta el confín de la tierra para encontrar civilizaciones perdidas; Seres con poderes que deciden utilizar sus dones para el bien de la humanidad..." Desde aquí nuestro apoyo y ánimo más enérgico en esta nueva y más que prometedora aventura.
-¡Ah! Y para acabar un poco de autobombo. Ya está disponible el nuevo número de “La Caja De Pandora”, ese e-zine electrónico tan completo y deliciosamente realizado que versa sobre cine, literatura y enfermedades culturales en general. En este ejemplar, dedicado a la figura de los “Mad doctors”, vuestro seguro servidor colabora con una reseña de “Las Manos de Orlac” versión Peter Lorre. ¡Delicatessen! Enlaces de lectura y descarga AQUI